Seguir por Correo Electrónico

jueves, 22 de septiembre de 2011

Comenzó la primavera 2010


Saludos!

Nuevamente gracias por tu interés en el newsletter de Malak Arabians, en este mes comentaremos la teoría de Pete Ramey sobre el cuidado de los cascos sin herrajes. También vamos a platicar la historia del Árabe Godolphin, unos de los tres sementales árabes que sirvieron de base a la raza Purasangre moderna. Esperemos que les resulte interesante. 
 
Atentamente,
Jose Luis Flores
Malak Arabians

 Y tomó Alá un puñado de arena del sur y prestándole Su Aliento creó el caballo. 

Leyenda Beduina
 

 


Y comenzó la primavera.
"Omran se vuelve Semental"
Omran revista Mundo Equino


 
Esta primavera es especialmente importante para nosotros pues es la primera en la que nuestro potro Omran Haalik comenzará a cubrir yeguas. Se abre la temporada para maquilas y tenemos en puerta muy buenos prospectos que nos vaticinan excelentes crías. Para comenzar, Omran estará cubriendo a principios de Mayo a nuestra hermosa yegua TFR Fahrah. Fahrah o "fey" como le llamaban en los Estados Unidos, es una yegua colorada parda que según análisis de laboratorio hereda un gen rojo y un gen negro por lo que a la cruza con Omran Haalik que es Negro Homocigoto existe un 50% de probabilidad que la cría resulte negra. En nuestro programa de reproducción todos los colores son bienvenidos, solo lo menciono por que el negro es especialmente difícil de obtener.
Si estas interesado en que Omran cubra tu yegua ponte en contacto con nosotros, nuestros costos de maquila son muy accesibles, normalmente con "Sitarr" hacíamos montas directas pero no estamos cerrados a la inseminación artificial. Contáctate con nosotros, se parte de esta maravillosa historia genética. Omran solo tuvo una hermana completa (de padre y madre) y fue exportada al reino de Bahréin a la célebre cuadra de Ahmed Bin Naja donde ha criado excelentes ejemplares.
jflores@malakarabians.com   

Pete Ramey y el cuidado Natural de los Cascos
"Pies Descalzos"
natual hoof care
Rehabilitación sin herraduras Pete Ramey
 
Pete Ramey es un ex-herrador norteamericano, y digo ex-herrador por que hace tiempo que dejó el "vicio" de las herraduras como él le llama,  que desde 1998 se ha dedicado al cuidado de los "pies descalzos", una técnica de fortalecimiento de los cascos de manera que los caballos pueden montarse y trabajar sin herraduras.
Tengo que dejar en claro que en Malak Arabians si herramos a nuestros caballos, somos de los ranchos a los que se refiere el autor que no hemos podido hacer la transición, simplemente creo en la teoría, he visto los resultados pero no me he animado a dar el paso.
Pete basa su teoría en estudios que prueban que el casco está diseñado para ser un amortiguador natural, el casco mismo y la rana se tuercen, contraen y expanden según el terreno y el peso del caballo. Las herraduras le quitan ese efecto de colchón  y transfiere el impacto al resto de la pata del animal. Sería como ponerle una base de acero a las suelas de un corredor de maratones, a los tenis mas sofisticados del mercado, simplemente se anula la función del zapato. La duda que muchos tenemos es, si el casco puede hacer su función aún y con el peso del jinete sobre el lomo. Ramey asegura y demuestra con sus más de 700 "pacientes" que si es posible y que los resultados de sus pruebas arrojan que al alcanzar la "rehabilitación" del casco aumenta la circulación de sangre significativamente y por ende la salud en general del animal. Pero no es tan sencillo, no es solamente quitar las herraduras y a ver que sucede, hay que rehabilitar el casco, dejarlo crecer y recortar con las técnicas del cuidado natural, humectarlos y vitaminarlos para que lleguen a ser como las uñas cuidadas de las señoras, suaves y sin resquebrajos pero a la vez muy resistentes. El secreto estará en el recorte de los cascos por que ahora no tendremos que evaluar si el herrador es bueno para herrar sino que tan bueno es para recortar y no todos los herradores son buenos "pedicuristas", hasta ahora no necesitan serlos pues el casco se adapta a la herradura y compensa las imperfecciones del recorte. Entonces si es que le interesa esta teoría y quisiera explorarla más, le recomiendo leer el libro de Pete Ramey "Natural Hoof Care" y visitar su página de internet http://www.hoofrehab.com. Búsquese un excelente recortador de cascos, olvídese de las herraduras y dele un descanso de por lo menos 6 meses a su caballo para que se rehabilite, es posible que se lleve una grata sorpresa.  

El Árabe Godolphin.

Rey del Viento 
Godolphin Arabian
El Árabe Godolphin



El caballo de raza Purasangre o Throughbred de la actualidad, el que vemos competir en los hipódromos y que ha creado una industria multimillonaria en todo el mundo es tal vez una de las razas mas conocidas de la actualidad, sin embargo poca gente conoce que su origen son 3 sementales de raza árabe: el Árabe Godolphin, el Árabe Darley, y el Byerley Turk.
Quisiera concentrarme en esta ocasión en el Godolphin Arabian, como se le conoce en inglés, pues fue inspiración de una novela biográfica escrita en 1949 por Marguerite Henry. Marguerite tomó la historia de este famoso ejemplar y cambiando parte de la información pero manteniendo la esencia de la historia del potro logró escribir una novela para niños que ganó muchos premios. Hoy en día es una lectura que recomiendo a cualquier niño o adulto que le interese la historia del caballo moderno. Vamos a comentar la trama de la novela de Marguerite, que como les decía es muy apegada a la historia real del Godolphin Arabian.
La historia comienza en los establos del Sultán de Marruecos donde existían más de 10000 ejemplares de raza árabe pura, si la historia dice diez mil. Para atender a sus caballos el Sultán disponía de niños que se encargaban cada uno de ellos de 20 ejemplares a los cuales había que alimentar, cepillar y cuidar de ellos. Agba era un niño sordomudo que estaba al cuidado de 20 yeguas pero una de ellas en particular era su consentida, una yegua en avanzado estado de gestación. Después de la fiesta del Ramadán, Agba notó que su yegua consentida se rehusaba a comer por lo que decidió pasar la noche en la caballeriza con ella sólo para despertar con al sorpresa de que su yegua había tenido un hermoso potrillo alazán dorado. El supervisor de las caballerizas se dió cuenta de que el potrillo tenía una mancha en el pecho que simboliza una maldición, sin embargo Agba le hizo notar que también tiene un albo trasero que se cree trae muchas bendiciones. Agba llamó al potrillo Sham debido a su pelaje dorado y prefirió concentrarse en la mancha que simbolizaba la bendición de Alá y olvidar cualquier otra.
Tres años después el Sultán decidió enviar a Luis XV, Rey de Francia, 6 potros de su establo como regalo y señal de respeto a la Monarquía, entre ellos escogió a Sham pues se había desarrollado en un hermoso ejemplar digno de la raza y había ganado todas las carreras en que había competido, cada uno de los potros sería acompañado por su cuidador quienes tendrían que atenderle hasta su muerte para después y no antes, regresar a Marruecos. Así que Agba emprendió el viaje en barco hacia Francia el cual resultó ser mucho mas problemático de lo esperado pues la tripulación del barco robó el alimento de los caballos del Sultán para alimentar a sus propios animales y no permitió que los cuidadores atendieran a los ejemplares árabes de manera adecuada. Después del viaje de varias semanas, los potros llegaron a Francia en condiciones deplorables, malnutridos y muy maltratados.
Al llegar al Palacio Real y anunciarse, Luis XV fue avisado de que 6 potros árabes le habían sido enviados como regalos del Sultán de Marruecos y al salir a verlos en esas condiciones y por ser animales de talla mas baja que los caballos europeos enfureció, ordenó sacrificarlos inmediatamente y tomar el hecho como una ofensa a la Corona Francesa por parte del Sultán.
El encargado de la cuadra real sintió pena por los "ponys" como los llamaban los franceses y regaló cada uno de ellos a diferentes personas. Sham fue otorgado al cocinero real quien decidió utilizarlo para arrastrar la carreta con los víveres del mercado. Agba buscó refugio cerca de la casa del cocinero para estar al pendiente de Sham.
Durante varios años Sham fue cambiando de dueños, siempre en manos de personas que le tenían poco cuidado por lo que Agba siempre trataba de complementarle el alimento con lo que lograba robar en la ciudad hasta que un día Sham fue ofrecido como regalo a un empleado de la cuadra del Conde de Godolphin en Inglaterra quien al conocer a Sham decidió tomar cuidado de él para que sus hijos pudieran montarlo. Sham comenzó a alimentarse de nuevo y a tomar fuerza, su pelaje retomó brillo y vivía una vida plena. Agba fue empleado por el caballerango de la cuadra como ayudante así que lograron lo que buscaban, estar juntos en un ambiente de estabilidad.
Un buen día, "Lady Roxana" la yegua mas preciada de la cuadra sería cubierta con el semental Hobgoblin que había ganado muchas carreras y se había convertido en una celebridad, pero justo antes de que Hobgoblin le fuera presentado Sham brincó la cerca y montó a la yegua lo que desató la furia del Conde, desterró a Sham y Agba a los pantanos al norte de sus tierras y no quiso saber mas nunca de ellos. La cría de Sham y Lady Roxana, un potro alazán con un toque de pelaje dorado igual que su padre recibió el nombre de Lath. El potro fue completamente ignorado hasta que a los dos años de edad el encargado de la cuadra notó que en los potreros Lath corría más rápido que los demás potros de raza "pura" al grado que al poco tiempo decidió comenzar a entrenarlo sin el consentimiento del Conde Godolphin. Pronto Lath se convirtió en la sorpresa de todos, ningún otro potro podía ganarle una carrera. Al poco tiempo la cuadra del Conde calló en quiebra y para poder rescatarla el encargado le presentó al Conde la idea de correr a Lath en la Copa de la Reina la cual ganó. Con ese triunfo Lath salvó a la cuadra de la bancarrota y Sham regresó con honores y desde entonces se le conoce como el Árabe Godolphin, que junto con Lady Roxana produjeron otros dos potros muy famosos en la historia, Cade y Regulus. Lath ganó la Copa de la Reina durante 9 años seguidos y allí fue donde comenzó el reinado en las pistas de la descendencia del Árabe Godolphin cuyos hijos produjeron muchos de los más famosos caballos de carreras de la historia moderna entre ellos Seabiscuit, aquel potro que se volviera tan famoso en los años de la Gran Depresión en lo Estados Unidos y que inspirara la novela de Laura Hillenbrand de la cual se filmó la película que en 2003 fuera nominada a 7 premios de la Academia. Man O War, War Admiral, Silky Sullivan, y el dos veces campeón de la copa clásica de Criadores Tiznow también son descendientes del Árabe Godolphin.
El Árabe Godolphin murió en Gog Magog, Inglaterra cerca de Cambridge en Diciembre de 1753 a la edad de 29 años y todavía hoy en día puede visitarse su tumba en el palacio de Wandlebury. La influencia de este ejemplar en el caballo de carreras actual puede notarse por el hecho de que 50 años después de su muerte, todos los 76 ganadores del Clásico Británico tenían al menos una línea del Árabe Godolphin en sus pedigríes. Además, todas menos tres de las 115 yeguas nacidas antes de 1803 que se convirtieran en madres de ganadores habían heredado los genes del Árabe Godolphin. Así que en la actualidad, cuando vea un caballo purasangre correr como el viento en un hipódromo ahora sabe como es que estos magníficos animales heredaron tal velocidad y agilidad, son descendientes del Caballo del Desierto, el Árabe.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario