Seguir por Correo Electrónico

jueves, 22 de septiembre de 2011

Malak arabians Julio 2010 Psicología del Caballo. La Historia de Bucéfalo

BUCÉFALO, La Historia del corcel de Alejandro Magno
El semental que nadie mas podía montar.
Fuente: Wikipedia
.


Alejandro Magno montando a Bucéfalo
Alejandro Magno y Bucéfalo
Alejandro III de Macedonia, más conocido como Alejandro Magno, fue el rey de Macedonia desde 336 a.C. hasta su muerte y está considerado como uno de los líderes militares más importantes de la Historia, por su conquista del Imperio persa.

Bucéfalo
(en griego, Βουκέφαλος) es el nombre del caballo de Alejandro Magno, y posiblemente el caballo más famoso de la Antigüedad. Bucéfalo murió tras la Batalla del Hidaspes en el 326 a.C. en lo que hoy sería Pakistán. Su nombre significa en griego Cabeza de buey, apodo que al parecer recibió el animal por el aspecto redondeado de su cara y la considerable anchura de su frente, donde además resplandecía una mancha blanca en forma de estrella (en otras leyendas se narra que bucéfalo era una clase de unicornio imposible de montar y que sólo Alejandro pudo montarlo).

Bucéfalo fue la montura de Alejandro desde que éste contaba 9 años de edad, cuando fue presentado entre otras caballas ante su padre, el rey Filipo II de Macedonia, para que los comprara. Fue entonces cuando, según narra la leyenda, el caballo comenzó a mostrarse tosco y salvaje, relinchando y lanzando coces por doquier, sin que nadie lograra apaciguarlo. Sólo el joven Alejandro logró montar al caballo, se dio cuenta de que el caballo recelaba de su propia sombra. Alejandro giró la cabeza del caballo hacia el sol, cegándole y subiéndose de un sólo gesto al caballo, momento que haría pronunciar a su padre la célebre frase: "Hijo, búscate un reino que se iguale a tu grandeza, porque Macedonia es pequeña para ti". Se dice que desde entonces Bucéfalo sólo se dejaba montar por Alejandro, si bien permitía ser cuidado por sus sirvientes. Frente a esta tradicional y razonada descripción de la doma de Bucéfalo, que se encuentra en Plutarco, en el texto del Pseudo-Calístenes sobre la vida del conquistador griego, encontramos una versión mucho más fabulosa e irreal. Allí, se refiere que Bucéfalo era un caballo de hermosa figura, pero dominado por un furor salvaje que lo llevaba al extremo de la antropofagía, motivo por el que Filipo decidió construirle una jaula de hierro donde le echaría a todos aquellos que desobedecieran sus leyes. Brutal y homicida, Bucéfalo se rodeó de restos humanos, pero cuando, con quince años, Alejandro descubrió la celda del animal y se acercó al caballo, éste extendió sus patas delanteras y relinchó suavemente, como si le reconociera como su amo, y el joven príncipe pudo sacarlo sin ayuda de los criados y cabalgar con él por la ciudad, dominado por una completa docilidad.


Acompañó a Alejandro por toda su campaña en Asia contra el Imperio Aqueménida, hasta que murió a los 30 años durante o después de la Batalla del Hidaspes, librada por el ejército macedonio en el año 326 a.C. contra el ejército del rey indioPoros. Aunque hay quienes piensan que murió en la propia batalla, es cuanto menos dudoso, ya que su avanzada edad no lo hacía apto para entrar en combate.


Alejandro honró la memoria de la batalla fundando la ciudad de Nicea, "Ciudad de la Victoria". Cerca de allí, hacia el poniente, fundó la ciudad de Alejandría Bucéfala, en honor de su noble caballo. Se cree que este sitio está localizado frente al moderno pueblo de Jhelum, en la provincia del Panyab, al noreste del actual Pakistán.
 

Descifrando la Psicología del Caballo
según las teorías de Clinton Anderson


Psicología del Caballo JULIO 2010
Psicología del Caballo
Depredador vs. Presa


Todo aquel que trabaje con caballos debe comprender que son animales de presa., y como presa, el caballo piensa que todo ser viviente a su alrededor está allí para comérselo. Huir del peligro los ha mantenido vivos por millones de años. si no pueden huir, la única opción que les queda es pelear.

Un animal de presa normalmente no se aproxima a algo nuevo de manera directa, si quiere investigar algo caminará hacia el objeto asegurándose que hay varias rutas de escape. Se acercará y retirará varias veces hasta que se sienta lo suficientemente seguro y cómodo para acercarse por completo.

Las personas, por el contrario, somos depredadores y cuando un depredador quiere algo, lo quiere ya, sin rodeos. Los depredadores se acercan de manera directa, simplemente caminamos directamente y tomamos el objeto que nos interesa. de esta manera, comprendamos que los problemas entre personas y caballos provienen del hecho que los humanos somos depredadores y los caballos presas.

Tomemos como ejemplo cuando quiere rasurar las orejas de su caballo. Nosotros sabemos que la esquiladora no va a lastimar al caballo, así que caminamos directamente y tratamos de rasurar el pelo de la oreja. Por supuesto, el caballo no quiere que le hagamos eso, nuestra aproximación directa sólo lo vuelve mas incómodo, y cuando trata de escapar de esa posible amenaza nosotros normalmente forcejeamos con él. Conforme el forcejeo empeora, la relación entre el caballo y la persona se distancia.

Es muy importante reconocer esta actitud como la raiz de la separación entre el hombre y su caballo, cada vez que se enfrente a un problema en su entrenamiento, considere que el caballo tan sólo está actuando como una presa; huyendo del peligo.


Dos partes, un sólo cerebro


El cerebro del caballo tiene dos partes, una es para pensar y la otra es para reaccionar. La parte que reacciona es grande, la parte que piensa es muy pequeña.
La parte que reacciona le dice al caballo que siempre que haya un posible depredador: corre! El problema es que al terminar de correr los caballos nunca se ponen a pensar.
Queremos cambiar eso, queremos enseñarle a nuestros caballos a utilizar la parte pensante de su cerebro antes que la parte reactiva. El espacio entre las orejas de los caballos es limitado, mientras comience a utilizar más su parte pensante y la misma crezca, la parte reactiva se irá encogiendo. Un caballo bien entrenado tiene la parte pensante del cerebro mas grande que la reactiva.


Izquierda y derecha, entes separadas


Además de la parte pensante y reactiva del cerebro, podemos diferenciarlo en la parte izquierda y derecha, cada una es un ente separado.
Su caballo puede estar acostumbrado a verlo montarle por el lado izquierdo, cuando lo mira acercarse por el lado izquierdo, él le permite montarse. Pero, seguido, si intenta montarle por la derecha puede encontrar algo de resistencia, esto es porque el lado derecho del cerebro del caballo nunca fue educado con ese ejercicio.
Conviene que actúe como si tuviera dos caballos, todo nuevo ejercicio debe de enseñársele dos veces, una vez para el lado derecho y otra para el lado izquierdo si quiere tener un caballo bien balanceado.


Cómodo lo correcto  e incómodo lo incorrecto


Será mas fácil la comunicación con su caballo una vez que conozca lo que quiere, las necesidades básicas del caballo son simples: Seguridad, Confort, Comida y Estimulación. Una vez que comprenda estas cuatro necesidades básicas podrá utilizarlas a su favor durante el entrenamiento de su caballo.
Los caballos aprenden por medio de comodidad e incomodidad, cuando el caballo hace lo que usted quiere, hágalo sentir cómodo, hágalo sentir seguro. Hágale entender que no le hará daño respetarlo. Si el caballo no hace lo que usted quiere, encuentre la manera de hacer que le resulte incómodo (nunca por medio de castigos). En otras palabras haga que al caballo le resulte cómodo hacer lo correcto e incómodo lo incorrecto. Veamos algunos ejemplos: Si le pide a su caballo que se mueva y él se rehusa, distráigalo con algo nuevo pues los animales de presa se sienten incómodos con nuevos objetos. Puede agitar una bolsa de plástico, lo mas seguro es que al sentirse incómodo escogerá moverse.

Si tiene un caballo que al andar tiende a acelerar el paso más de lo que usted quisiera, muévalo de manera continua y cambiando direcciones abruptamente por un rato, se va a cansar después de un rato, se va a quedar sin aire y le resultará incómodo, al decirle "alto" y detenerse le dará un poco de aire. Un poco de incomodad le enseña al caballo a tenerle mas respeto. Ahora detenerse resulta algo que quiere alcanzar y puede ayudarle a deshacerse de un muy mal hábito.

Sin embargo, mucha gente piensa que la recompensa es la única forma de entrenar a un caballo. La recompensa suele ser solamente la mitad de la ecuación, si el caballo nunca siente incomodidad al comportarse de manera inadecuada, nada le motiva a dejar de cometer el mismo error. Aplicar un sistema de comodidad vs. incomodidad le ayuda a utilizar el sistema de prioridades del caballo para obtener la respuesta que usted busca. Si usted le pide al caballo moverse y él se rehusa sin siquiera intentarlo, motívelo haciéndole sentir incómodo. Después aumente la presión hasta un nivel en donde es efectiva y el caballo comience a responder de forma positiva. Comience de manera gentil, aumente la presión gradualmente pero sea efectivo, Hay que ser tan suave como sea posible pero tan firme como sea necesario. 

Bibliografía recomendada: Establishing Respect and Control. Autor: Clinton Anderson

Suerte y hasta la próxima!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario