Seguir por Correo Electrónico

viernes, 23 de septiembre de 2011

Malak Arabians Mzo 2011


Saludos,

Se terminó el invierno y comienza la primavera, la época mas agradable en Malak Arabians. El clima hasta ahora ha sido espectacular y ya comenzó nuestra temporada de montas. TFR Omran Haalik estará bien atareado con muchas yeguas este año, no dejes que pase el tiempo y aparta un lugar para la tuya. Jasmín

Otra buena noticia este año es que  Malak Arabians adquirió una yegua árabe sin registro alazana muy bonita de nombre Jasmín y que está a punto de parir un potrillo que tiene mezcla de sangre de percherón. Si, estamos de acuerdo que está raro pero interesante. Jasmín tiene entrenamiento de salto y tenemos la intención de cubrirla con Omran Haalik este mismo año y ver si tiene aptitudes para el endurance.

Con muchas ansias esperamos el nacimiento de nuestras crías 100% egipcias de este año. TFR Fahrah tendrá su primer cría de Omran Haalik a finales de abril y Ameera Raaquisa a finales de mayo así que ya estamos cerca pero tenemos todavía que esperar unos meses.

Leilah MalakEste mismo mes esperamos también cubrir a nuestra joya de la corona, Leilah Malak con Omran Haalik de quienes esperamos una cría de características incomparables. Leilah Malak es hija del semental multicampeón Imperial Saturn y de nuestra bellísima yegua Ameera Raaquisa por lo que junto con el pedigree de Omran la cría promete mucho.


El primer artículo de este mes a mi me resulta fascinante y es los colores de los pelajes de los caballos. Primero les comento cuáles son los pelajes que pueden tener los caballos árabes y ser reconocidos como de pura sangre y la segunda parte del artículo es una transcripción de la enumeración que hace Don Carlos Rincón Gallardo sobre los diferentes colores del pelaje del caballo charro mexicano. Es una guía muy rara de conseguir pero muy interesante sobre el nombre que han utilizado nuestros antepasados para describier los diferentes tipos de pelaje. Espero lo disfruten.
El segundo artículo para no perder la costumbre es sobre entrenamiento de caballos. En esta ocasión



Sobre Nosotros:

Malak Arabians, localizado en el hermoso pueblo de Cuetzalan, Puebla, es un criadero de caballos árabes dedicados exclusivamente a la línea pura egipcia. Estamos reconocidos por la Arabian Horse Association como un "Discovery Farm", que no es mas que un lugar donde la gente puede visitarnos para conocer sobre esta hermosa raza. Nuestros ejemplares están reconocidos por las tres organizaciones internacionales que buscan ejemplares de pura línea egipcia, Asil Club, The Pyramid Society y Al Khamsa. Ojalá algún día se dé el tiempo de visitar Cuetzalan, nombrado Pueblo Mágico por el Gobierno Federal. Es un lugar excepcional, lleno de cascadas, ríos, grutas, calles empedradas con mármol y que guarda aún sus tradiciones indígenas. Visítenos, conozca nuestros animales, conozca Cuetzalan y sus alrededores, le garantizamos una experiencia inolvidable.


Find us on Facebook

COLORES DEL PELAJE DE LOS CABALLOS

Los diferentes pelajes del caballo árabe y charro.

por José Luis Flores

 

 

 

COLORES DEL CABALLO ÁRABE 

 

 

La Arabian Horse Association, órgano que regula el registro de los caballos árabes en los Estados Unidos reconoce solamente 5 colores básicos en el pelaje de los caballos de raza árabe.  Las diferentes tonalidades de cada color básico no se especifica, solamente al realizar los registros de los caballos se dibujan de manera muy específica las diferentes marcas de nacimiento en cara, labios y patas. Los cinco colores son:

 

Alazán (Chestnut)

Colorado (Bay)

Tordillo (Grey)

Negro (Black)

Roano (Roan)

 

 

Alazán o "Chestnut"

 

Color Alazan AHA 

 

 

El caballo árabe alazán es parecido al color del cobre y existen varias tonalidades. Desde un tono dorado-rojizo muy claro hasta un cafe cobrizo muy oscuro parecido al color del hígado de res. Pueden tener la crin y cola en tonos claros o "güero". Normalmente la cola y crin son del mismo tono que el cuerpo. La regla genética dicta que la cruza entre dos alazanes siempre dará una cría alazana.

 

 

 

 

 

Colorado o "Bay"

 

colorado aha 

 

El caballo árabe colorado es café, en cualquiera de sus tonalidades. Pueden ser café rojizo o pardos (con puntos negros) El caballo colorado tiene crin, cola y cabos negros. Si el animal tiene albos (calcetas blancas) normalmente por encima de los albos la pata es negra antes de tomar mas arriba la tonalidad colorada del cuerpo.

 

 

 

 

 

Tordillo o "Grey"

 

tordillo AHALos caballos tordos son blancos ya sea completamente blancos o entrepelados de pelos negros en diferentes intensidades. Pueden llegar a ser mas oscuros que claros por la cantidad de pelo blanco entremezclado con el blanco. Siempre tienen la piel debajo del pelo oscuro. Los caballos tordos siempre nacen de color alazán o colorado y tras algunas semanas comienzan a cambiar el pelo alrededor de los ojos y debajo de los codos. Con el tiempo los caballos tordos siempre tienden a aclararse muchas veces hasta el punto de quedar completamente blancos. La regla de la genética dicta que un caballo no puede convertirse en tordo si ninguno de los padres lo es.

 

 

 

 

Negro o "Black"

 Negro AHA 

Pues no hay mucho que explicar son aquellos con el pelaje negro incluyendo crin, cola y cabos con la excepción de los que tienen marcas blancas como albos o luceros. Cuando se duda entre si la cría es negra o colorada oscura se puede determinar viéndole los finos pelos del hocico, si son negros el caballo es negro.

 

 

 

 

 

Roano o "Roan"

 

 

 Roano AHA 

El mas escaso de los colores. Los roanos se definen como un color resultante de la mezcla al 50% de pelo blanco con ya sea alazán, colorado o negro. Normalmente son blanco con alazán que da como resultado el roano tono "fresa" como el que aparece en la imagen. El roano solo es identificable hasta que cambia su pelaje de nacimiento. A diferencia de los tordos, su tono no cambia ni se aclara con el tiempo.

 

 

 

COLORES DEL PELAJE DEL CABALLO CHARRO

 




La tradición mexicana charra en cuanto al pelaje de los caballos es por demás interesante. Para el caballo charro no existen 3 o 4 colores, sino que cada tono diferente puede tener un nombre propio lo que dificulta mucho definir un color específico. Para poder atinarle a la primera a simple vista de un caballo charro habrñia que conocer todas las diferentes definiciones y la única guía apegada a la tradición antigua que yo he encontrado es la descrita por Don Carlos Rincón Gallardo en su libro: "

El libro del Charro Mexicano"

Ediciones y Distribuciones Zeus. Un libro que recomiendo ampliamente pues además de describir los colores como aquí les transcribo, es una exceletne referencia para todos los temas de la charrería y el caballo mexicano.

 

Según Don Carlos Rincón Gallardo:

 

Todos los colores de las caballerías terminan en la letra O menos tres que son: el alazán, el güinduri y el azúcar canela.

 

Alazán: Es un pelo de color rojizo, casi igual al de la canela cuando es claro, o al del chocolate cuando es oscuro.

Alazán claro: es un amarillo deslustrado

Alazán deslavado: alazán claro poco brillante

Alazán tostado: parecido al café tostado.

Alazán dorado: pelo de color rojo anaranjado, de matiz brillante cuyos reflejos dan idea de los destellos de oro pulido. Las crines y cola iguales al pelo; y por lo regular son los que mas parecido guardan con el color del oro.

Alazán encerado: un poco mas claro que el tostado

Alazán canelo: alazán entrepelado de blanco

Alazán hormiga: como el color de las hormigas.

Alazán pelícano: se aplica al caballo alazán que entre el pelo de dicho color tiene mezclados pelos de color blanco.

Alazán sangre linda: pelos encarnados y rojos

Alazán mosqueado: alazán con pequeños manchones de pelos blancos, los cuales se ven distribuidos en todo el cuerpo pero dominando el color alazán.

Alazán castaño: color de castaña.

Alazán café: color del café.

Alazán cacao: color del cacao.

Alazán azafrán: color de azafrán

Alazán ruano: cualquier alazán con crin con crin y colas blancas.

Alazán mulato: color de chile mulato.

Albino: caballo de pelo blanco y piel clara, semejante a la del humano.

Anaranjado o Naranja: color de naranja.

Anaranjado puerco: anaranjado común entrepelado de negro, crin y cola blancas también entrepelado de negro.

Bayo: amarillo pajizo, mas o menos subido según especificaciones.

Bayo claro: amarillo semejante al canario claro; crin, cola y cabos blancos.

Bayo azafranado: más oscuro que el bayo claro tirando a alazán claro, pero sin llegar a él.  Crin, cola y cabos alazanes.

Bayo lobo: semejante al color del lobo. De crin, cola y cabos negros.

Bayo cebruno: semejante a las cebras

Bayo cervuno: semejante a los ciervos.

Bayo coletilla: amarillo muy claro, con crines y cabos color coleta.

Bayoguineo: color del plátano guineo. Crin, cola y cabos negros. Cuando tiene raya negra de la cruz a la cola, se llama listoncillo.

Bayo apaño: es un alazán amarillento con cines, cola y cabos del mismo color y con una raya alazana oscura de la cruz a la cola.

Bayo dorado: (de la raza de los dorados): Los legítimos son o fueron oriundos de Aguascalientes, de una hacienda de D. José M. Carrión, y llevan el nombre de dorados de la hacienda de Carrión.

Rusbayo u Orisbayo: son caballos dorados, con los cabos, crines y cola del mismo color que el pelo.

Bayo barroso: entre ballo y grullo, con raya negra de la cruz a la cola. En lo general gateado de rodillas y corvas. Todos estos caballos de la raza de los dorados tienen el pellejo pecoso.

Bayo bizcocho: entre bayo y colorado que imita el color del bizcocho.

Bayo acemita: que se parece al color de la acemita. Es más claro que el bayo bizcoch: o. Comúnmente se confunden.

Bayo almendrillo: amarillo entrepelado de blanco con crin, cola y cabos negros.

Bayo aguililla: bayo claro con las cuatro patas blancas hasta arriba, cara blanca.

Cambujo: negro con viso rojo

Canelo: alazán entrepelado de blanco; cara, crin, cola y cabos negros.

Colorado sangre linda: colorado encarnado muy vivo.

Colorado amarillo: color claro, tirando a bayo; crin, cola y cabos negros.

Colorado morado: colorado muy oscuro tirando a morado.

Colorado vinagrillo: color de vinagre.:

Colorado overo: colorado, con los blancos de las cuatro patas, altos, y bastante blanco en la cara.

Colorado retinto: Colorado sombreado de negro.

Colorado dorado: pelo rojizo brillante, parecido al alazán; crin y cola negras.

Güero: pelo amarillo, ojos zarcos.

Güinduri: (raza especial) pinto de varios colores, muy escaso de crin y cola. Cascos blancos, manchado de blanco en la cara. Algunos con pintas negras redondas dentro de las manchas blancas.

Grullo platero: grullo muy claro

Grullo aplomado: color del plomo

Grullo garrapato: color de garrapata

Moro: prieto entrepelado de blanco, cara negra.

Melado: blanco amarillo, parecido al marfil

Overo: mezcla confusa de blanco y alazán claro en la que este domina siempre. Semejante a la flor del melocotón.

Palomino: malamente llaman los primos del norte al caballo bayo dorado crin y cola blancas.

Prieto: enteramente negro

Prieto mohíno: negro opaco, semejante al color del carbón vegetal.

Porcelano: sabino en que domina el color blanco.

Prieto avión: prieto con ollares, puntas de orejas, entrepierna y verjas color bayo claro.

Prieto mulato: con las puntas del copete, de las crines y de la ola alazanes.

Prieto Zahonado: enteramente negro, con cara y pies blancos.

Pinto: el que tiene manchas blancas sobre otro color, color comúnmente de un solo pelo.

Retinto: se da este nombre al caballo cuyo pelo oscuro, casi negro, tiene matices rojos o amarillos, según especificaciones.

Retinto carey: prieto con amarillo, imitando al color del carey.

Retinto golondrino: prieto con los ribetes de los ojos, arriba de lo ollares, el pecho, las ancas, las verjas y la entrepierna bayo colorado, imitando el color de la golondrina.

Retinto pardo: prieto entrepelado de pardo.

Retinto tamarindo: color de tamarindo

Retinto mulato: color del chile mulato

Rosillo: Colorado entrepelado de blanco, cara colorada, crin y cola negras.

Rosillo flor de durazno: lo mismo que el anterior, pero mas entrepelado de blanco.

Rosillo aceitero: retinto carey o golondrino entrepelado de blanco.

Ruano: alazán, con crin y cola blancas

Sabino: Colorado, entrepelado de blanco: la cara asaz blanca, la barriga y uno o más remos blancos.

Sabino alazán: parecido al anterior, siendo alazán, en vez de colorado.

Tordillo: dícese del caballo cuya capa es de un pelo mezclado de blanco y negro; y se llaman así por parecerse al pájaro llamado "tordo".

Tordillo azúcar y canela: mezcla de pelos alazanes claros, colorados y blancos.

Tordillo prieto: muy quemado, con solo el hocico, el rededor de los ojos y la punta de la cola blancos; rodillas y menudillos entrepelados de blanco.

Tordillo tejón: color muy parecido al de este animal.

Tordillo chancaco: blanco entrepelado de amarillo.

Tordillo marmajo: muy oscuro.

Tordillo melado: blanco con el cuerpo prieto, entrepelado de un color amarillento; cabos, crin y cola oscuros.

Tordillo palomo: totalmente blanco.

Tordillo rodado: el fondo del pelo blanco, con ruedas como del tamaño de una moneda, formados con pelos blancos. Hay claros y oscuros.

Tordillo mosqueado: pelo blanco, cuero prieto, el pelo salpicado de negro colorado o alazán, crin y cola claras.

Tordillo rucio: enteramente blanco, con el cuero prieto.

Tordillo güero: pelo blanco, cuero color de rosa y ojos zarcos.

Tordillo tórtolita: color de la tórtola.

Tordillo romerillo: color azulado como la flor de romero.

Tordillo azulejo: más oscuro que el romerillo.

Tordillo porcelano: pinto del cuerpo y en el pelo, manchas según las pintas del cuero; hocico color de rosa.

Tordillo cenizo: color de ceniza crin y cabos negros.

Zarco: con los ojos azules claros.

Zaino: de un solo color

COMO PONERLE LA MONTURA POR PRIMERA VEZ AL CABALLO

Su primera vez es la más importante.

por José Luis Flores  bajo las enseñanzas de las técnicas de Clinton Anderson

www.downunderhorsemanship.com 

 

 poniendo montura 

 

 

COMO PONERLE LA MONTURA POR PRIMERA VEZ AL CABALLO

 

Pocas personas conozco que tienen un caballo y que el objetivo de tenerlo no sea montarlo. Es la principal razón por la que los compramos y nos adentramos en la ardua tarea de cuidarlos y mantenerlos. Sin embargo una mala experiencia en la educación del caballo puede acabar con la esperanza de tener un caballo dócil y confiable. Muchísimas veces he visto personas decir que su caballo es un diablo que no se le puede montar. 90 de cada 100 casos como este se deben a que el caballo tuvo una mala experiencia en su educación básica y créanme es difícil que el caballo olvide una mala experiencia. Pero mejor aún tampoco olvidan una buena experiencia. Ganándose su respeto y confianza cualquier caballo de cualquier raza pude ser un compañero de cabalgatas con el que disfrutará enormemente.

Muchos de estos casos fracasados se ven en particular con la raza de caballo árabe. Muchas personas tienen la idea equivocada de que son caballos muy nerviosos y que no cualquiera los puede montar. Para desmentir este mito hace falta ver que a la única raza que la Federación Ecuestre Internacional le permite concursas a niños montando a sementales enteros es a los de raza árabe. El árabe es una raza tan inteligente que una mala experiencia en su educación temprana se convierte en un aprendizaje negativo que es aún más difícil de borrar, sin embargo si se les enseña de manera adecuada se vuelven un completo placer para montar.

 

Hay muchas teorías o prácticas distintas para este tan importante paso en la vida de tu caballo. La gran mayoría de las personas en los ranchos de México y tal vez de Latinoamérica y otras partes del mundo simplemente le ponen la montura al animal y lo dejan reparar hasta que se cansa. En mi opinión y por la experiencia que hemos tenido debiera de tomarse muy en serio y hacerse con cuidado. Lo que hay que cuidar es que el evento no se convierta en una fiesta de terror y reacción para el animal.

 

En otras ediciones hemos comentado la importancia de fomentar el lado pensante del cerebro de nuestro caballo a medida que el lado que reacciona al miedo vaya disminuyendo. Si tu levantas una vara y amenazas al caballo con golpearlo el se mueve sin duda pero lo está haciendo como reacción a la vara, para quitarse de la amenaza que está viendo ante él. Si tu le enseñas a tu caballo que al levantar la mano apuntando hacia un lado lo que esperas de él es que comience a caminar en esa dirección sin que le represente una amenaza entonces el caballo está utilizando su lado pensante del cer

lunge

ebro y no reacciona por miedo. Esta práctica que hemos comentado con anterioridad se vuelve particularmente útil cuando le ponemos la montura por primera vez al caballo. El objetivo es que todo el proceso sea utilizando el lado pensante del caballo y esto va a llevarnos a que el mismo no repare ni una sola vez durante el proceso. Los reparos son muestra de miedo ya que al sentir ese objeto extraño sobre el lomo la reacción es de reparar para tratar de quitársela de encima pues al desconocerlo le representa una amenaza para su integridad física.

 

 

Entonces vamos por partes, lo primero que hay que hacer es ganarnos el respeto y confianza de nuestro caballo. Como se hace esto? Con trabajo a pie en un ruedo, picadero o round pen. El objetivo es enseñarle al caballo a trabajar siguiendo instrucciones para lo que es imprescindible que esté atento al instructor en todo momento.  Para esto necesitamos un ronzal con una gamarra larga y también es útil una vara que servirá como extensión de nuestro brazo.

detener lunge

 

En el ruedo comenzaremos con un ejercicio de picadero para ganarnos su respeto. Es importante no abusar del picadero pues como alguna vez un buen amigo lo dijo el exceso de picadero es como un cáncer para el caballo. El poco picadero que vamos a dar es importante saber como hacerlo pues dar vueltas sin razón no nos llevan a nada, tiene que haber un objetivo y el objetivo es ganarnos su total atención.  Vamos a comenzar parándonos en el centro del ruedo con el ronzal y gamarra puestos, siempre debemos de seguir la misma rutina para que el caballo lo aprenda así que apuntamos con la mano que tiene el ronzal hacia donde queremos que comience a girar nuestro caballo y hacemos ruido con la boca para indicarle que queremos que avance. Las primeras veces no sabrá que es lo que le estamos pidiendo así que con la vara que tenemos en la mano contraria lo empujaremos para que comience a trotar e inmediatamente buscaremos que pase a trote de canto o galope ligero. No permitas que baje el paso, si lo hace en el mismo orden truena la boca para que sepa que debe de regresar al paso y si así no hace caso golpeamos el piso con la vara y si así tampoco obedece podemos darle un golpe ligero en el anca. Es importante llevar el orden descrito. Recuerda

cambio de direccion

: tan suave como sea posible pero tan firme como sea necesario. Si el caballo comienza a girar a tu alrededor pero no te está poniendo atención pídele que acelere el paso. La mejor forma de ganarse su atención es no dejarlo distraerse y eso se logra dándole instrucciones. después de un par de vueltas dile "OOOO" y tira de la gamarra al mismo tiempo que mueves la vara en dirección de sus cuartos traseros para que los mueva y se detenga mirando hacia tí. Detente, acércate y recompénsalo acariciándolo con la vara y la mano. Ahora regresa al centro del ruedo y repite el ejercicio en la dirección contraria. No hagas mas de 10 vueltas por lado y una vez que veas que lo esta dominando pasemos al siguiente paso: cambios de dirección sin detenerse.

Indícale con la mano del ronzal hacia donde quieres que salga al trote y después de dos vueltas le vas a pedir un cambio de dirección. Para esto vamos a deslizar la mano que lleva el ronzal en dirección del caballo hasta donde estires completamente el brazo y tira del ronzal fuerte. A mismo tiempo cambias de mano ronzal y vara para que estires el brazo con la vara mientras ya con la mano contraria estarás apuntando hacia la dirección contraria. Las primeras veces cuesta trabajo pero al caballo le toma 3 o 4 cambios exitosos para aprenderse lo que le estás pidiendo. Va a dejar de reaccionar a la vara o al ruido para utilizar su cerebro. Estará al pendiente de tus instrucciones para hacer los cambios de dirección. Una vez que lo hizo bien detente, acércate y recompénsalo acariciando su frente con mano y con la vara. Practica durante varios días este ejercicio hasta que veas que te has ganado su total atención y que el caballo ya sigue tus instrucciones de manera fluida y sencilla. Pronto no necesitarás de la vara.

Después de un par de semanas de practicarlo con el ronzal es hora de hacerlo sin él. Desamarra el ronzal de la gamarra y haz que tu caballo practique el ejercicio siguiendo tus instrucciones sin que tengas que tirar del ronzal o cuerda. Una vez que domines estos ejercicios te darás cuenta de que tu caballo está utilizando mucho mas el lado pensante de su cerebro. Te has ganado su respeto y su confianza. Ahora aprovechemos esto para presenolfateando montura en el pisotarle la montura o silla.

El día que decidas que está listo para la montura comienza con unos 10 minutos de los ejercicios anteriores que para ahora ya deben ser rutina para él. Después coloca la montura en el piso en el centro del ruedo junto con los avíos o carona. Suelta a tu caballo para que se acerque a verlo y olfatearlo. Una vez que le pierda interés acércate y levanta la montura revisa montura puestay preséntasela de esta forma. De nuevo la va a revisar con al vista y el olfato.  Cuando le pierda el interés puedes comenzar a ponerle de manera suave la carona o avíos en el lomo poco a poco. Recuerda que no queremos que reaccione sino que razone que le estás presentando algo inofensivo. Después puedes colocarle la montura con cuidado sobre el lomo sin apretar el cincho. Déjalo de nuevo que la huela y revise y cuando le pierda el interés entonces con cuidado aprieta el cincho sin abusar. Lo suficiente para que no se mueva de su lugar pero sin apretarle de manera que le resulte incómodo y comience a tratar de quitárselo. Si ves que pudiera sentirse ilunge con monturancómodo no se lo quites, mas bien gánate su atención distrayéndolo con instrucciones. Una vez que tenga la montura puesta, el cincho amarrado y lo veas tranquilo es hora de trabajar. Comienza los ejercicios que hacías son la montura pero tienes que estar muy atento a su reacción, si comienza a querer reparar hazle cambios de dirección de manera que desvié su atención de la montura hacia ti. No dejes que le de tiempo de pensar en la montura, tiene que estar  concentrado al 100% en los ejercicios que ya tanto domina. Si haces los cambios de dirección de manera mas frecuente no le vas a dar tiempo de concentrarse en lo incómodo que le resulta el bulto que tiene en el lomo. Después de algunos cambirecompensa con monturaos de dirección y si lograste captar toda su atención debe de dejar de preocuparle la montura, pero no abuses en el momento que lo veas ya relajado detenlo, recompénsalo y quítale la montura. Es suficiente por un día. Repite todo el proceso diario por algunos días hasta que veas que ya se acostumbró y sobre todo ya le perdió el miedo a ese objeto que ahora ya no es desconocido. Ya se dio cuenta que es inofensivo.

El siguiente paso es seguramente lo que has estado esperando por mucho tiempo, comenzar a montarlo. Utilizando la misma teoría describiremos en ediciones posteriores como puedes lograrlo sin que el caballo reaccione de manera negativa. Vamos a enseñarle a que piense que el montarle también es inofensivo. No te pierdas el siguiente artículo. Dudas y comentarios:  info@malakarabians.com

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario